Dictatus papae -Dictatus papae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
El Dictatus papae en un manuscrito del Vaticano
Escala de justicia
Parte de una serie sobre el
Derecho canónico de la
Iglesia católica
046CupolaSPietro.jpg Portal del catolicismo

Dictatus papae es una recopilación de 27 declaraciones de poderes atribuidos al Papa que se incluyó enel registro del Papa Gregorio VII en el año 1075.

Principios

Los principios expresados ​​en Dictatus papae son los de la Reforma Gregoriana , que había sido iniciada por Gregorio décadas antes de convertirse en Papa. Los axiomas del Dictatus presentan el caso más fuerte a favor de la supremacía e infalibilidad papal. El axioma "Que se le puede permitir deponer emperadores" calificó el equilibrio de poder medieval temprano encarnado en la carta Famuli vestrae pietatis del Papa Gelasio I al Emperador Romano Oriental Anastasio (494), que delineó la separación y complementariedad de la espiritualidad. y poderes temporales - auctoritas (espiritual) y potestas o imperium (temporal), siendo el primero en última instancia superior al último - bajo los cuales Occidente había sido gobernado desde la época merovingia . "Ninguno de los conflictos de los años 1075 y siguientes se puede atribuir directamente a la oposición a él (aunque varias de las afirmaciones hechas en él también fueron hechas por Gregory y sus partidarios durante estos conflictos)". Los desarrollos medievales posteriores de la relación entre el poder espiritual y secular vendrían con el Papa Bonifacio VIII , quien formuló la famosa imagen de las dos espadas en la bula papal Unam Sanctam (1302).

Paternidad literaria

Dictatus Papae es un título de la colección de cartas que implica que el Papa compuso la pieza él mismo. No significa un "dictado papal" ni ningún tipo de manifiesto; más bien significa "dictado papal". No fue publicado, en el sentido de ser copiado y difundido ampliamente fuera del círculo inmediato de la curia papal.

Algunos historiadores creen que fue escrito o dictado por el propio Gregorio, y otros que tuvo un origen diferente y se insertó en el registro en una fecha posterior. En 1087 Deusdedit , un cardenal y aliado de Gregorio, publicó una colección de decretales , dedicada al Papa Víctor III , que encarnaba la ley de la Iglesia - la ley canónica - que había compilado de muchas fuentes, tanto legítimas como falsas (ver Pseudo- Isidoro ). El Dictatus papae está tan de acuerdo con esta colección que algunos han argumentado que el Dictatus debe haberse basado en ella.

Lista de principios

  1. La Iglesia Romana fue fundada únicamente por Dios.
  2. Sólo el Papa puede con derecho ser llamado "Universal".
  3. Él solo puede deponer o reinstalar obispos.
  4. Todos los obispos están por debajo de su legado en el consejo, incluso si tienen un grado inferior, y él puede dictar sentencia de deposición contra ellos.
  5. El Papa puede deponer a los ausentes.
  6. Entre otras cosas, no debemos quedarnos en la misma casa con los excomulgados por él.
  7. Sólo para él es lícito, según las necesidades de la época, hacer nuevas leyes, reunir nuevas congregaciones, hacer una abadía de una canonería y, por otra parte, dividir un obispado rico y unir a los pobres. unos.
  8. Solo él puede usar la Insignia Imperial.
  9. Todos los príncipes besarán solo los pies del Papa.
  10. Su nombre solo se pronunciará en las iglesias.
  11. Su título es único en el mundo.
  12. Se le puede permitir deponer emperadores.
  13. Se le puede permitir transferir obispos, si es necesario.
  14. Tiene el poder de ordenar al secretario de cualquier parroquia que desee.
  15. Quien es ordenado por el Papa puede presidir otra iglesia, pero no puede tener un puesto subordinado. Tal persona no puede recibir un grado clerical más alto de ningún otro obispo.
  16. Ningún sínodo se llamará "Sínodo General" sin su orden.
  17. Ningún capítulo ni ningún libro se considerarán canónicos sin su autoridad.
  18. Nadie puede retractarse de una sentencia dictada por él. Él solo puede retractarse.
  19. Él mismo no puede ser juzgado por nadie.
  20. Nadie se atreverá a condenar a quien apele a la Cátedra Apostólica.
  21. Los casos más importantes de cada iglesia deben remitirse a la Sede Apostólica.
  22. La Iglesia Romana nunca se ha equivocado. Tampoco errará, por toda la eternidad - siendo testigo de las Escrituras.
  23. El Romano Pontífice, si ha sido ordenado canónicamente, es indudablemente santificado por los méritos de San Pedro, el testimonio de San Enodio Obispo de Pavía, y muchos santos padres que están de acuerdo con él. Como está contenido en los decretos del Papa San Símaco.
  24. Por su orden y consentimiento, puede ser lícito que los subordinados presenten acusaciones.
  25. Puede deponer y reinstalar obispos sin convocar un Sínodo.
  26. Quien no esté en paz con la Iglesia Romana no será considerado "católico".
  27. Puede absolver a los súbditos de su lealtad a los hombres malvados.

Ver también

Notas

Referencias

  • Das Register Gregors. VII , ed. E. Caspar (en la serie MGH Epistolae Selectae ii, Berlín 1920-3), págs. 202–8: sección traducida por GA Loud
  • [4]